LA PAZ Y EL ACERCAMIENTO ENTRE LAS NACIONES

FORO DE BAKÚ. Carlos Baráibar.

Los días 4 y 5 de este mes participamos, integrando una delegación de legisladores uruguayos de todos los partidos, en el II Foro Humanitario Internacional realizado en la ciudad de Bakú, capital de la República de Azerbaiyán. Tomaron parte del encuentro el presidente del país anfitrión, Ilham Aliyev, que inauguró el evento, y 694 representantes de 76 organizaciones de 70 países, incluyendo a 11 ganadores del Premio Nobel, 10 ex presidentes, cinco profesores eméritos y más de 50 importantes personalidades públicas y políticas.

La declaración final exhorta a realizar esfuerzos para promover el multiculturalismo en un mundo cada vez más globalizado. El documento expresa que es necesario alentar una creciente diversidad cultural y el diálogo multicultural, destacando su importancia y su papel en la sociedad contemporánea. Se convocó a bregar por un auténtico diálogo intercultural entre estados, sociedades civiles y grupos religiosos. Se invitó a los políticos, académicos y representantes de la sociedad civil a crear un centro de investigación especial que se especialice en las diversidades culturales del mundo.

La declaración expresa que el diálogo global y multicultural de Bakú abre esperanzas para encarar los desafíos de nuestro tiempo y ayudar a la cooperación internacional con sentido humanitario. También se hizo hincapié en la necesidad de desarrollar las cuestiones filosóficas y éticas de la multiculturalidad a través de los medios de comunicación apuntando a evitar la xenofobia, el racismo y la intolerancia.

En la ponencia que presentamos en el evento de Bakú hicimos énfasis en algunos de los temas que a nivel mundial deben concitar la atención para que prevalezcan el humanismo y el multiculturalismo. Uno de ellos es la preservación del medio ambiente. Cuando en un lugar de la tierra producimos determinados efectos sobre la atmósfera, sobre la calidad del agua y del aire, sobre la fauna y la flora, no estamos perjudicando o beneficiando, según los casos, a ese lugar del planeta. En el otro extremo del mundo, otros hombres y otras mujeres, viviendo en culturas muy diferentes, también están siendo objeto de esas actividades que modifican el medio ambiente, ya sea para preservarlo o para perjudicarlo y agotar nuestras reservas naturales. El concepto de humanismo comprende la preocupación por la biodiversidad.

Hicimos hincapié en el respeto a los sentimientos nacionalistas, que deben concebirse en el respeto a otras culturas. La reivindicación del nacionalismo no puede hacerse a costa de los intereses de otras naciones y culturas.

Asimismo son incompatibles el humanismo con la pobreza, que abarca a millones de personas en una época que está en condiciones de producir riqueza material como nunca antes, por el impresionante desarrollo de las fuerzas de la producción, de la ciencia y la tecnología. Encarar los problemas del hambre, la exclusión social, la falta de derechos solo puede lograrse en el marco de la democracia, único escenario posible para cambiar la realidad en el sentido del humanismo y la multiculturalidad reivindicados en el Foro.

Yendo a problemas que justificadamente preocupan especialmente a nuestros anfitriones de Azerbaiyan y de naciones vecinas, expresamos nuestra coincidencia con el Informe de la Misión de investigación publicado por el Parlamento Europeo. En el mismo se alienta la prosecución de las negociaciones para la solución del conflicto de Nagorno Karabaj, región de Azerbaiyan con población de origen armenio conmocionada por un difícil conflicto que contó con la mediación del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). La resolución pacífica de los conflictos es esencial para la estabilidad en cualquier región sometida a conflictos, como la que en este caso involucra a Azerbaiyan, Armenia y Georgia. La humanidad en su conjunto está interesada en que un camino de diálogo se consolide en esta zona, donde gravitan sin duda los intereses económicos relacionados a la gran riqueza petrolera y gasífera así como las diferencias étnicas, religiosas y culturales existentes.

Creímos oportuno subrayar en el Foro la importancia que tiene para nosotros la intensificación de las relaciones entre el Mercosur y Azerbaiyan. Subrayamos las posibilidades de que los intercambios comerciales y de otra índole se amplíen cada vez, incluso explorando la complementariedad en algunas áreas y el beneficio mutuo para ambas partes. En tal sentido los parlamentos tenemos un importante papel a cumplir.

A nombre del presidente del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), diputado Elías Castillo, invitamos a una delegación de la Asamblea Nacional Parlamentaria a concurrir a la próxima Asamblea del Parlatino a realizarse en Panamá el próximo 30 de noviembre, para dialogar con las delegaciones de los parlamentos de América Latina y exponer los motivos de su aspiración de ser la sede de la próxima Asamblea de la Unión Interparlamentaria (UIP) en el año 2014.

La delegación uruguaya estuvo también integrada por el politólogo Oscar Bottinelli y el arquitecto Carlos Ott quienes se integraron plenamente a las actividades desarrolladas durante la estadía en Bakú y en otras ciudades de Azerbaiyan.

En un país con tradiciones y realidades tan diferentes a las nuestras y en un diálogo en el que oímos las voces de representantes de culturas tan diversas, pudimos percibir las cercanías, las posibilidades de convivencia en paz, de complementación en múltiples órdenes y de enriquecimiento mutuo en torno a los valores comunes del humanismo y la multiculturalidad.

http://www.diariolarepublica.net/2012/10/la-paz-y-el-acercamiento-entre-las-naciones/

 ||| RESUMEN |||

La nota objeto de nuestra atención es una muestra de la estrategia de acercamiento de Azerbaiyán al país, tras las declaraciones del Ministro Almagro sobre la cuestión de Nagorno Karabagh en setiembre 2011. La misma refleja una visión parcial de la cuestión, y omite aspectos centrales de la posición del gobierno anfitrión respecto al multiculturalismo, el racismo y la xenofobia.

La calificación de Nagorno Karabagh como “región de Azerbaiyán”, no se puede sustentar ni histórica ni jurídicamente. A nivel histórico, es indudable la pertenencia cultural del territorio y la población de Nagorno Karabagh a la nación armenia desde hace más de tres milenios, en tanto que a nivel jurídico, la misma jamás fue parte de la integridad territorial de la República de Azerbaiyán. En 1921 fue cedida por un acto administrativo de Stalin a la R.S.S. de Azerbaiyán, cuando Armenia y Azerbaiyán habían dejado de ser estados soberanos y por tanto no eran sujetos del Derecho Internacional. El 2 de setiembre de 1991 obtuvo su independencia en el marco constitucional de la U.R.S.S., a través de un referéndum donde la enorme mayoría de la población se expresó en favor de la independencia.

Por otra parte, resulta paradójico que la declaración del Foro refiera a “evitar la xenofobia, el racismo y la intolerancia”, en la medida en que quien encabezó el Foro, el presidente Ilham Aliyev ha sido el promotor de una campaña de odio contra los armenios de todo el mundo. El 28 de febrero de este año, Aliyev señaló públicamente que “Nuestros principales enemigos son los armenios del mundo”, y meses más tarde (31/8/12) indultó y dió tratamiento de héroe nacional a Ramil Safarov, condenado en 2006 a cadena perpetua en Hungría, por el asesinato a hachazos del teniente armenio Gurgen Margaryan en 2004, en el marco de un curso de inglés de la OTAN.

El hecho de señalar públicamente a un grupo étnico como enemigo del estado de Azerbaiyán, y luego dejar en libertad y condecorar al responsable de un crimen de odio contra un miembro de esa etnia representan el ejemplo más claro de xenofobia, racismo e intolerancia de la que hace gala impunemente el presidente Aliyev, frente al silencio del Foro Humanitario por él convocado.

En el mismo sentido, es inconcebible que un foro que convoca a “11 ganadores de Premio Nobel, 10 expresidentes, 5 profesores eméritos y más de 50 personalidades públicas y políticas” -entre los que se encuentran 12 legisladores uruguayos- no eleve su protesta sobre la lamentable situación de los Derechos Humanos en Azerbaiyán, denunciada por el Parlamento Europeo, Amnistía Internacional y Human Rights Watch. En el país anfitrión del “Foro Humanitario”, manifestantes opositores al régimen son encarcelados y torturados, cientos de periodistas enfrentan causas absurdas por “abusar de la libertad de expresión y de los derechos del periodista” y ciudadanos inocentes son incriminados por votar vía SMS por el representante de Armenia en Eurovisión, lo que refleja el carácter policial del estado de Azerbaiyán.

El autoritarismo del presidente Ilham Aliyev y los mecanismos de control de la riqueza petrolera del país por parte de su familia, fueron motivo de un cable diplomático de la Embajada de los Estados Unidos en Bakú (uno de los principales aliados de Azerbaiyán), donde se compara al presidente Aliyev con Michael y Sonny Corleone, personajes de la novela El Padrino de Mario Puzzo, íconos máximos de la mafia. De más está decir, que en la comparación realizada en dicho cable se reserva el lugar de Don Vito Corleone -capo mafioso- al omnipresente Heydar Aliev: padre del actual presidente, miembro de la KGB y hombre fuerte del régimen soviético, que controló los destinos de Azerbaiyán desde 1969 hasta su muerte en 2003. De acuerdo al mismo cable, por el mecanismo de “sucesión dinástica” entregó el mando a su hijo Ilham, y hoy su rostro preside la sala en la que la delegación uruguaya se reunió con el heredero azerí.

En lo que refiere al comentario sobre la esperada paz en la región, es imprescindible precisar que si Azerbaiyán se encuentra “justificadamente preocupado” por alcanzarla, debe comenzar a dar señales concretas de su voluntad pacífica, abandonando su escalada de amenazas y la retórica belicista que caracteriza su discurso.

Es incompatible con esta presunta preocupación por la paz el aumento de las violaciones al cese al fuego por parte de Azerbaiyán, que han crecido un 2100% en el período 2006-2011. Igualmente incompatible es su negativa a la propuesta del Secretario General de la ONU de retirar los francotiradores de la línea de contacto, propuesta aceptada por la parte armenia y rechazada sistemáticamente por la contraparte azerí. En los últimos ocho años esta “preocupación por la paz” ha conducido a un incremento del gasto militar de Azerbaiyán en 20 veces, hasta equiparar todo el gasto público de Armenia. Las amenazas azeríes de derribar aviones civiles que conecten Armenia con Nagorno Karabagh representan la muestra más clara del espíritu destructivo con el que el país enfrenta el proceso de negociaciones.

En lo que refiere a la “intensificación de las relaciones entre el Mercosur y Azerbaiyán” y el “importante papel a cumplir” que corresponde a los parlamentarios, duele recordar que el más reciente antecedente de visita de un miembro del Parlamento de Uruguay a la región culminó con la declaración de “persona no grata” por parte del gobierno de Azerbaiyán a  la diputada Susana Pereyra.