INDULTO DE AZERBAIYANO QUE ASESINÓ A ARMENIO ACENTÚA EL CONFLICTO

El conflicto entre Azerbaiyán y Armenia se acentuó en las últimas semanas e involucró también a Hungría, luego de que este último país extraditara al oficial azerbaiyano Ramil Safarov, que en 2004 asesinó a hachazos a un militar armenio. Una vez de vuelta en su país Safarov fue eximido de su pena, recibido como un héroe, ascendido en su cargo militar y premiado con valiosos regalos.

El viernes 31 de agosto Ramil Safarov llegó de regreso a su país, Azerbaiyán, luego de pasar ocho años encarcelado en Hungría, donde cumplía cadena perpetua por asesinar al militar armenio Gurgen Markarian en el año 2004, cuando ambos estaban atendiendo un curso organizado en Budapest (capital húngara) por la OTAN para militares originarios de países de la extinta Unión Soviética (URSS). Safarov decapitó con un hacha a Markarian mientras éste dormía.

El presidente azerbaiyano Ilham Aliev indultó (eximió de su pena) a Safarov, y el Ministerio de Defensa del país lo ascendió al rango de teniente coronel mayor y le obsequió una vivienda y el pago de su salario por los ochos años pasados en Hungría, a pesar de que el gobierno azerbaiyano había asegurado a Budapest que el oficial cumpliría su pena de cárcel.

Luego de esta extradición, Armenia rompió relaciones con Hungría y anunció que si bien no quería la guerra, estaba preparada para afrontar a Azerbaiyán en caso de “verse obligada”. A su vez, el gobierno húngaro convocó al embajador de Azerbaiyán en su país en protesta por el “inaceptable” indulto acordado al preso.

Por su parte, el presidente estadounidense Barack Obama y el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussendijo, expresaron su preocupación por la decisión de Bakú (capital de Azerbaiyán) de indultar a este soldado, según informó BBC Mundo.

Reacción de la comunidad Armenia en Uruguay

El Consejo Nacional Armenio de Sudamérica (Consejo Causa Armenia del Uruguay) emitió un comunicado el lunes 3 de setiembre en que expresaba “su más absoluto repudio a la extradición y posterior liberación de Ramil Safarov”.

Federico Waneskahian, integrante de la organización Causa Armenia del Uruguay, dijo a 180 que la comunidad armenia local está conforme con la postura de Uruguay frente al conflicto pero que en otros países de la región, como Argentina, hubo movilizaciones a partir de lo sucedido con Safarov, porque los gobiernos fueron menos claros respecto a su posición.

“A nivel regional nuestro reclamo está en Buenos Aires frente a la embajada de Azerbaiyán, donde también queremos posicionar este tema a nivel de la opinión pública de una forma distinta de lo que tenemos que hacer acá en Uruguay, porque acá la postura del gobierno ya ha sido clara al respecto, y entendemos que es una postura satisfactoria para nuestra comunidad”, dijo Waneskahian.

La historia del conflicto

Según un comunicado del Senado, emitido durante la visita del canciller azerbaiyano a Uruguay en julio de este año, en 1921 Stalin separó la región de Nagorno-Karabagh de Armenia y se la entregó a Azerbaiyán como forma de congraciarse con los pueblos turcos. Cerca de 100.000 armenios de un día para otro fueron gobernados por una cultura completamente diferente.

En 1988, en momentos de mayor apertura soviética, los armenios de esa región autónoma hicieron una solicitud para anexarse a la entonces República Socialista Soviética de Armenia. Como consecuencia las autoridades de Azerbaiyán iniciaron una persecución racial contra la población armenia que vivía en distintas ciudades de ese país.

Después de la caída de la Unión Soviética este conflicto se magnificó. El gobierno de Azerbaiyán se apoderó del armamento soviético y lo utilizó contra la población civil de Nagorno-Karabagh.

La población de Nagorno-Karabagh comenzó a organizarse con el apoyo de Armenia y logró contener el avance azerí y recuperar el territorio que históricamente había sido parte de la región de Nagorno-Karabagh.

En 1991 ese territorio se declaró independiente. En 1994, después de un conflicto sangriento que generó miles de desplazados y 30.000 muertos, se firmó un alto al fuego entre las tres partes involucradas (Azerbaiyán, Nagorno-Karabagh y Armenia).

Este alto al fuego es el que se mantiene hasta hoy. El proceso de negociación lo está llevando adelante el Grupo de Minsk (copresidido por Francia, Estados Unidos y Rusia) de la Organización para la Seguridad y Cooperación de Europa.

Hoy las negociaciones se encuentran estancadas y con la parte azerí amenaza a tomar por la fuerza ese territorio que entiende es parte de su integridad territorial. Azerbaiyán no reconoce al gobierno de Nagorno-Karabagh en las negociaciones porque lo considera parte de su territorio.

Además, en un discurso difundido en febrero de este año el presidente azerbaiyano Ilham Aliev sostuvo que los “principales enemigos (de Azerbaiyán) son los armenios de todo el mundo”, lo que tensó aún más la relación entre ambas naciones.

Sin bien Armenia no reconoce el gobierno de Nagorno-Karabagh (por una razón protocolar de esperar a lo que surja de la negociación, según contó a 180 Waneskahian), existen lazos de cooperación frecuente y una unión monetaria, entiende que el pueblo de Nagorno-Karabagh, étnicamente armenio, tiene que decidir a partir de su derecho a la autodeterminación y soberanía cuál será su futuro.

Mientras tanto, la República de Nagorno-Karabagh lleva 20 años de vida independiente. Este mes se realizaron elecciones presidenciales. Tiene un parlamento conformado y uno de los índices de democracia más altos de todo el Cáucaso.

(Con base en AFP)

http://www.180.com.uy/articulo/28883

||| RESUMEN |||

La nota cita fuentes de agencias de prensa internacionales, e instituciones nacionales y regionales. Construye un sólido planteo de la cuestión de Nagorno Karabagh basado en fuentes diversas, y los conecta con un correcto planteo de la posición de Uruguay al respecto.