República de Nagorno Karabagh

Bandera y escudo de armas de la República de Nagorno Karabagh

Bandera y escudo de armas de la República de Nagorno Karabagh

La República de Nagorno Karabagh es un estado independiente de facto desde 1991, y cuenta con una población de 140.100 habitantes, el 95 por ciento de los cuales son étnicamente armenios, mientras que un 5 por ciento lo constituyen minorías (griegos, rusos, ucranianos, asirios, georgianos, etc.).

La República es una democracia presidencialista, y cuenta con un parlamento unicameral de treinta y tres escaños, electos por la población cada cinco años. Su territorio de 11.500 km² ocupa una porción del Karabagh que integraba la República de Armenia hasta 1920, y prácticamente la totalidad de las fronteras delimitadas artificialmente por Stalin en 1923, con excepción de los distritos de Shahumian y el noreste de Mardakert, que se encuentran ocupados por Azerbaiyán.

Históricamente armenia, la región de Nagorno Karabagh, cuyo nombre originario es Artsaj, fue asiento del último reino armenio en su propio territorio. Con los años se conformaron cinco pequeños principados que duraron hasta la llegada de los rusos al Cáucaso sur en el siglo XIX, siendo estos centros de vital importancia polí­tica para los armenios, pues allí­ tendrí­a lugar el renacimiento de la diplomacia, de lo cultural y de lo polí­tico.

Para fines de 1920 cuando el Ejército Rojo ocupa Azerbaiyán y Armenia, Nagorno Karabagh formaba parte integrante de la República de Armenia. Sin embargo el 5 de Julio de 1921 por decisión de Stalin, Nagorno Karabagh y  su  población  armenia  (más  del  95%)  fueron  forzosamente  puestos  bajo  el  dominio  administrativo de  la República Socialista Soviética de Azerbaiyán. Las fronteras de la Región Autónoma de Nagorno Karabagh, dentro de la R.S.S. de Azerbaiyán fueron delineadas artificialmente de forma tal de aislarla completamente de Armenia.

Durante los  setenta años subsiguientes, Azerbaiyán sometió a Nagorno Karabagh a varias formas de discriminación étnica y religiosa, ultraje económico y manipulación demográfica intencional, todo lo cual resultó en una política de limpieza étnica.

El  comienzo  del  movimiento  de  Karabagh  fue  marcado por una destacable expresión de voluntad cuando, durante la segunda mitad de 1987, más de 80.000 personas  firmaron  un  petitorio,  en  el  cual  expresaban  su apoyo a la reunificación de Nagorno Karabagh a la RSS de Armenia. Fue esta expresión de voluntad la que estableció la fundación del Consejo de Diputados del Pueblo en la RANK, para celebrar una sesión extraordinaria el  20 de febrero de 1988 y para apelar ante  el Consejo Supremo de la RSS de Azerbaiyán con un pedido de  separación de su estructura: en cuanto a Armenia soviética, para la reunificación; y en cuanto a la URSS, para el reconocimiento de la transferencia. Haciendo caso omiso de las leyes soviéticas y de otras leyes internacionales de  aplicación, la Unión Soviética y la RSS de Azerbaiyán denegaron la petición de autodeterminación de Nagorno Karabagh.

La libre voluntad del pueblo de la Región Autónoma de Nagorno  Karabagh,  expresada  de  acuerdo  con  su  derecho constitucional, se topó con la violenta respuesta  de  la  RSS  de  Azerbaiyán,  que  fue  seguida  de  pogromos  instigados,  matanzas  en  masa  y  acciones  de limpieza étnica, en las ciudades de Sumgait, Bakú, Kirovabad, Shamkhor, Mingechaur, y más tarde, en todo Azerbaiyán.

En un intento por controlar la situación, el Soviet Supremo de la URSS estableció una autoridad especial en la Región Autónoma de Nagorno Karabagh el 20 de junio de 1989, la cual puso al territorio bajo supervisión directa  del  Gobierno  central  soviético  y,  así,  afirmó  la incapacidad de Azerbaiyán de ejercer un control formal sobre Nagorno Karabagh. La supervisión de la economía, de los  organismos internos de Gobierno y de las instituciones educativas y  culturales de la Región  Autónoma de Nagorno Karabagh fue transferida a las correspondientes instituciones de la  República Socialista  Federativa Soviética de Rusa y la RSS de Armenia.  A fines de 1989, la Región Autónoma de Nagorno Karabagh no estaba bajo el control administrativo de Azerbaiyán y, de facto, tampoco dentro de la RSS de Azerbaiyán. El 2 de septiembre de 1991, Nagorno Karabagh declaró la independencia.

La situación escaló hacia un conflicto armado al tiempo que Azerbaiyán recurrió a la agresión militar con el fin de reprimir la acción de Nagorno Karabagh. Esta violencia  fue  seguida  por  la  guerra  1991-1994  en  la  República de Nagorno Karabagh (RNK), instigada por Azerbaiyán,  que causó miles de víctimas en la RNK y destruyó cerca del 80% de la economía de la República de Nagorno Karabagh.

Tras la liberación del territorio de Nagorno Karabagh por parte de sus habitantes armenios, en 1994 Azerbaiyán aceptó firmar un acuerdo de cese al fuego, en la ciudad de Bishkek (Kirguistán), siendo las partes firmantes Armenia, Nagorno Karabagh, Azerbaiyán y Rusia.

Desde el acuerdo al cese de fuego de 1994, el conflicto está en espera de una resolución definitiva, pacífica y justa a través de negociaciones. Desde entonces tanto Armenia como Nagorno Karabagh son víctimas del bloqueo conjunto de sus fronteras por parte de Azerbaiyán y Turquía, el cual ha constituye una severa violación a las normas del Derecho Internacional.

Mapa de las Repúblicas de Armenia y Nagorno Karabagh

Mapa de las Repúblicas de Armenia y Nagorno Karabagh

Desde 1992 el principal vehículo para la resolución del conflicto  de  Nagorno  Karabagh  ha  sido el Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), el cual busca mediar para el establecimiento de una paz duradera. Los co-presidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, a saber, los Estados  Unidos,  la Federación Rusa  y  Francia,  han  presentado  una  serie de propuestas para resolver la crisis.

El  liderazgo  de  Azerbaiyán  siempre ha aseverado que reclamaría la RNK a través de la fuerza militar y ha amenazado con esto. En los últimos años, la República de Azerbaiyán viene intensificando su política  habitual  militarista,  aumentando  su  presupuesto militar y violando las normas de restricción de armas estipuladas por los tratados internacionales. La retórica de guerra de Azerbaiyán, en el nivel más alto, continúa agregando tensión en toda la región.

 

Los comentarios no están habilitados en esta entrada